Cáceres

PALACIO DE LOS GOLFINES DE ABAJO. Siglo XV
PLAZA MAYOR / TORRE DE BUJACO
ARCO DE LA ESTRELLA. Siglo XVIII

En Cáceres, una ciudad plagada de conquistadores, como es el caso de Francisco de Godoy, lugarteniente de Francisco Pizarro; Juan Cano de Saavedra, capitán de Hernán Cortés y marido de la hija de Moctezuma; Hernández Girón y García Holgín, aquel que hizo prisionero al último soberano azteca, el aguerrido Cuauhtemoc; en una ciudad así, repleta de casas solariegas y de nuevos ricos indianos, de hidalgos esperanzados a la salida de misa; de conversaciones ininterrumpidas sobre el Nuevo Mundo, y sobre hay que ver lo bonito que quedó el palacio y que cuando vuelva voy a hacerme uno igual; pues aquí el descubridor que más me llama la atención es un pastor del siglo XIV, aventurero del Viejo Mundo, llamado Gil Cordero. Él vive aquí, en la calle Caleros, cuya casa con los años fue un prostíbulo, hasta que el Consejo de Haciendo adquirió la vivienda para mejor fin, levantando una ermita consagrada a la Virgen de Guadalupe, el 11 de diciembre de 1668. Gil tiene que estar al llegar, y tiene que convencernos a todos de que no miente, que se le acaba de aparecer la Virgen junto al río Guadalupe, y que Ésta le ha resucitado a una de sus vacas.

Plaza Mayor