Iglesia de San Juan Bautista

Siglos XV-XVI

Eentrevista a Florencio Álvarez Álvarez

Hemos cavado juntos. Mía fue la idea de llevar el cofre hasta la Iglesia de San Juan Bautista. Pero ellos la desecharon al instante, y los vi tan nerviosos que me puse a quitar tierra con ellos, no mucha, solo la necesaria para cubrir el cofre. Florencio Álvarez Álvarez, presidente de la Cofradía de los Santos Fulgencio y Florentina, charla conmigo. Comprendo al instante que lo que les propuse fue una tontería: La iglesia de la que hablé no existía por aquel entonces. Así que no nos quedó otro remedio que ése. Me dicen que no me olvide del sitio y que intente recordarlo hasta que los invasores se vayan. Desde que llegaron los musulmanes hace dos años, en el 711, esto es lo habitual: ocultar en lugares secretos todo lo que traen de las iglesias del sur; como los restos de estos santos que vienen de la de San Juan de la Palma en Sevilla. Por lo que he podido escuchar cerca del rio Guadalupe han enterrado algo más, un Virgen de madera creo. En 1223, 510 años después, un labrador se encontró a los santos cuando su arado enganchó con una de las argollas del arcón, en un sitio que no era el que yo pensaba. Mi memoria estaba totalmente confundida.

Iglesia exterior

Audio Entrevista