Hospital del Obispo

El cazador no traía ninguna presa y parecía dolido. Se lamentaba de que las cosas hubieran cambiado. Nunca entendí la actitud de hablar de viejos tiempos, siempre mejores. Lo de este señor me parece ridículo. Él no hablaba de un tiempo cercano: directamente añoraba los tiempos de Pedro I, cuando venía aquí con su padre a cazar osos. El hospital al que me dirijo era un antiguo refugio de su padre Alfonso XI. “Qué tiempos, ¿verdad señor?” Me despido. Lo dejo cabizbajo. Llego al hospital en cuestión. Allí me darán algo de pan y cobijo. Son dos matrimonios de Guadalupe los encargados de atenderme. Me dicen que en este momento no puedo entrar y que me vaya. Solo quiero un mendrugo de pan, les digo. Pido una explicación. Está comiendo dentro Carlos V junto con Francisco de los Cobos. Van a Guadalupe a agradecer a la Virgen la victoria en la Batalla de Pavía. Esperaré a que salgan y les felicitaré.

Carretera de Navatrasierra