Museo Etnogáfico de la comarca

Llego al Museo Etnográfico, lo que antes era la ermita de San Antón. Nadie que tenga la peste puede entrar en el pueblo. Alejando a los peregrinos se evitaban las epidemias. Por eso las ermitas siempre están en las afueras. Al llegar no veo a nadie en el museo. Creo que soy el primero. No necesito cobijo, pero tengo hambre. Seguramente tengan algo de pan.