Alcollarín

IGLESIA DE SANTA CATALINA. Siglos XV-XVI
PALACIO DE LOS PIZARRO CARVAJAL. Siglos XVI-XVI

El señor se esfuerza en recolocar las piedras caídas. He intentado ayudarle pero no se deja. Es una pena lo que han hecho con su palacio. “¿Ve usted? Aquí ya no hay nada”, me dice. Le he traído una botella de agua y no ha bebido. Ya casi no hay piedras que recoger. “¿Podría traerme usted alguna?” Le pido que pare, que lo veo bien así. Según él su mujer no volverá hasta que no esté tal como lo dejaron. “Aquí vivíamos, la Francisca y yo. Francisca era mi esposa. Luego desapareció. Todo este tiempo he estado solo. Y la quiero tener bien limpia por si regresa.” Me habla de cosas que recuerda de cuando era joven. “Ya solo tengo dos o tres recuerdos. Parece que son pocos. Pero es que no me han valido de nada.” Habla de Francisco Pizarro, y de Trujillo, y de cuando se fueron a Guadalupe. No logra decirme si eran hermanos o Francisco era su tío. “500 años dan para olvidar”, se excusa. Quiero saber si estuvo con él cuando la conquista del Perú. “No recuerdo nada del Perú. Llevo demasiado tiempo aquí, limpiando por si vuelve la Francisca.” Le dejo sin piedras que colocar. Sigue sin beber agua.

Palacio de los Pizarro Carvajal - exterior