Logrosán

IGLESIA DE SAN MATEO. Siglos XVI-XVII
CASA MUSEO ETNOGRÁFICO
MINA CONSTANZA

He tomado un café con los dos esta mañana. A Widdrington se le enfrió de tanto hablar de las minas. La fosforita es abundante y las compañías inglesas pueden venir y extraerla. Danbeny callaba y asentía con cada sorbo. Han visitado Guadalupe. Están muy preocupados por el estado de la sacristía y por los cuadros de Zurbarán. Aquello se ha convertido en una fortaleza contra los forajidos carlistas. Cuando salen del bar, Danbeny sigue en silencio. Pido otro café y leo en solitario el libro que Widdrington escribió tras su viaje a España en 1843. Leo lo siguiente: “Los pigmeos viven, pero el gigante está muerto”. Habla de Guadalupe. Si me lo vuelvo a cruzar le preguntaré por el sentido de esta frase.

Exterior del pueblo

Iglesia de San Mateo